descuento residente canario descuento residente canario
007.jpg
la palma el hierro la gomera tenerife gran canaria lanzarote fuerteventura
+ inicio
+ noticias
+ econews
+ lo+divertido
+ enlaces
Islas
+ Tenerife
+ Gran Canaria
+ Fuerteventura
+ Lanzarote
+ La Palma
+ La Gomera
+ El Hierro
+ Más destinos
 
prediccion de lluvias en el atlantico
Cuando intente ver la siguiente página le saldrá este aviso: prediccion de lluvias en el atlantico
auditorios de canarias
recintos feriales de canarias
teatros de canarias
alquiler de coches lanzarote
la revista de gran canaria
en línea
visitas
HOY 38
Desde abril.2007 558483
contacto viaje a canarias
golf en canarias



vuelos baratos, hoteles baratos, mescapo.com
prensa NACIONAL ElMundo | ElPaís | ABC | ElEconomista | 20minutos | CNN+ | LaRazón | Noticias | Ser | ElPeriódico | LaVanguardia | ElConfidencial | LaFlecha | Baquia | Marca
prensa INTERNACIONAL ElNuevoHerald | BBCmundo | DeutscheWelle | PrensaLatina | Afrol
AGENCIAS EFE | EuropaPress | Reuters | AcfiPress | Atlas
 
+ inicio arrow + econews arrow ¿Dieta de insectos?
¿Dieta de insectos? Imprimir E-Mail

Proponen el consumo de insectos por parte de humanos en lugar de ternera y otras carnes por ser un producto más ecológico.


Los antropólogos saben que la dieta de una comunidad humana de cazadores y recolectores depende de la ecología del lugar. Una comunidad, al poco de asentarse, consumirá los animales más grande hasta que éstos sean exterminados o su población sea muy reducida. Una pieza grande de caza requiere un esfuerzo para su caza casi igual que una pequeña y proporciona mucho más alimento. La comunidad, asumiendo que no está en equilibrio ecológico con el entorno y crece sin parar, irá consumiendo animales cada vez más pequeños hasta que no quede casi ninguno. Al final sólo quedarán insectos, animales que requieren mucha energía para ser recolectados y proporcionan poco alimento. Una comida compuesta de insectos es algo que nos repugna, pero si no tenemos más remedio la comemos.
Somos 7 mil millones de habitantes en este planeta y ya parece que no hay comida para todos, al menos comida de calidad. No todos pueden comer ternera o cerdo frecuentemente. Estamos alcanzando los límites ecológicos del planeta y tarde o temprano tendremos problemas.

Por esta razón, desde un tiempo a esta parte, se proponen formas de consumir alimento que sean más ecológicas. De este modo se propone consumir productos locales en lugar de importados, que gastan mucha energía en su transporte, o el consumo preferente de vegetales, a ser posible procedentes de la agricultura “orgánica” o “biológica”. Claro que la ecuación no siempre es tan sencilla. Al fin y al cabo, somos animales omnívoros y necesitamos comer proteínas.
Hay además diferencias entre unas carnes y otras. El consumo de pollo, por ejemplo, es mucho más ecológico que la carne de vaca, pero la situación cambia si la vaca se alimenta de hierba de un prado que no sirve para otra cosa. Pero si tenemos en cuenta las emisiones de metano las vacas se llevan la palma frente a los demás.
La última idea que se propone para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero es que cambiemos nuestra dieta a una en la que intervengan los insectos. Según un estudio, determinadas especies de insectos pueden ser muy nutritivas, ganan peso rápidamente y emiten pocos gases de efecto invernadero.

Para producir carne usamos piensos procedentes de grano (en el mejor de los casos) que proceden a su vez de campos de cultivos que han sido, arados, irrigados, abonados, rociados con pesticidas y recolectados. Además, el grano producido ha necesitado ser transportado y convertido en piensos. Todas esas acciones consumen bastante energía.
Como encima convertimos vacas herbívoras en vacas granívoras (en el peor de los casos en carnívoras) la eficacia del sistema no es muy buena. El sistema digestivo de estos animales está pensado para la hierba y no para el grano. Encima, la mayor parte de los nutrientes del pienso se desperdician y las bacterias anaerobias de tracto digestivo de estos animales producen metano, gas de efecto invernadero. Una vaca vive mucho tiempo, tarda en crecer y al ser un animal endotérmico consume más energía que otros. Cuanto más pequeño es un animal más ecológico es su consumo como comida. En el extremo están los insectos, que gastan poca energía (nada en mantenerse calientes) y crecen rápido.

Dennis Oonincx, un entomólogo de la Universidad de Wageningen en Holanda, y sus colaboradores han calculado las emisiones de amoniaco y tres gases de efecto invernadero (CO2, N2O y metano) de cinco especies de insectos que incluyen a los gusanos de la harina (larvas de Tenebrio molitor) y a los grillos (Acheta domesticus). Todos ellos eran más ecológicos que las vacas y uno mejor que los cerdos. Así por ejemplo los gusanos de la harina emiten un 1% de gases de efecto invernadero que las vacas y un 10% que los cerdos. Los grillos eran incluso más ecológicos.
Este investigador sostiene que el consumo de insectos parece ser mejor, desde el punto de vista la polución atmosférica, que el ganado tradicional, es decir más amigable desde el punto de vista ambiental.

Según Peter Thorne, de University of Iowa y no implicado en el estudio, es hora de ser imaginativos y dice aplaudir a estos investigadores. Pero, según él, no es honesto comparar la carne de vaca e insectos sin un análisis de los ciclos que tienen en cuenta cada componente que al final termina en la hamburguesa, desde el uso del suelo al ganado.
Oonincx se defiende de las críticas y dice que los insectos han sido parte importante de la dieta de muchas culturas durante mucho tiempo. Dice que los gusanos de la harina están bien, pero que prefiere a los grillos, “la estructura y sabor son los mejores”, dice.

Claro que, ante la expectativa de tener un plato de gusanos delante en lugar de unos tallarines, a cualquiera con sentido común se le ocurren muchas alternativas. Además de consumir menos carne, que además es bueno para la salud, la elección de esas carnes, así como un crianza más sana y ecológica de esos animales puede ser la mejor alternativa. La estabilización de la población humana también ayudaría. Un futuro con menos gente pero más feliz siempre será mejor que un superpoblado mundo de gente comedora de grillos, por muy gustoso que les parezcan a algunos sin sentido gastronómico alguno.




Noticia del diario digital neofronteras.com

 
< Anterior   Siguiente >







...::| © LowEscape |::...